Registrate acá

Bien lo supiste decir.

**

Bien lo supiste decir. no es la música del futuro, es la música del presente. La isla de la magia, rav × I × shing, romper las cabezas del Leviatán y darlo por comida a las tortugas del mar, usar su piel para cubrir la tienda donde ocurrirá el banquete: la espada poderosa matará a Ambos. Las raíces de los pies abandonan la tumba moral para ver –con la boca, con las tetas, devenir fractal que se da el derecho de vivir, testa y testículo testes testigo. La locura empieza a manifestarse como una pérdida en la noción del tiempo. La receta abarca todo lo posible. El amor pluma y el amor víscera son una metáfora del crujido que nuestros cuerpos producen al vibrar cercanos. Rayograma, pentagrama, anagrama. Irse también a vivir con las vacas: aprehundimiento inaprendible y multiplicativo. Y es que el instinto ora por el cular, streaming molecular derramado por la piel: es baba de caracol y piedra pómez, desodorante hindú de xocoátl y almendra , sueño y despertar, diamante sin nubes y otoño de mocos secos que caen al suelo para ser pisados por otro, poligamias y azules colúmbidos, vuelo y reposo y tinta siamés por dos lunas Artemisas con la sangre en hormigueo –ballet stanza de balanceo. Como el sueño aqueste que ya no sabes si es real, hermana deja vu-dú, la flauta por las orejas, en el que simplemente no había nada para esconder y por eso tu habla y ademán se escualizaban a sus anchas en la más liberadora y secreta intimidad, compartida.

­

***

Martín Sánchez