Registrate acá

El viaje inesperado

EL VIAJE INESPERADO
Pasamos frente a la estación del tren, la música jugaba a ser mujer y hombre a la vez. Todo
lo veíamos con colores desconocidos, como si la combinación estuviera fuera de lugar,
cómo si los sueños se hubieran configurado de otra manera. El viaje parecía eterno, tan
largo que la infinidad se hacía pequeña. Corrimos para no perder el tren. Al llegar a la
estación nos sentíamos confundidos, a lo mejor por la inmensidad del lugar, pero todo se
solucionó rápidamente. Subimos y las escaleras parecían de algodón, tan suave que quise
probarlo, tan magnífico que anhelé soñarlo. De repente te vi sentando frente a la pequeña
ventana. No entendí tu presencia, me habías dicho que irías al desierto en camello, que
volarías sobre avionetas de papel; me habías dicho que el polo norte lo conocerías junto a
un pingüino y que a las estrellas llegarías en compañía de un astronauta. Pero nunca me
dijiste que viajarías junto a mí, en tren hasta el paraíso. ¡Vaya! Qué preciosa sorpresa, otra
vez conmigo, tú al lado mío, ahora en un viaje que parecía eterno. Terminé de subir los
escalones, acomodé mis maletines fuera del tren y vi cómo mis pertenencias volaban
lentamente por el aire. Todos hacían lo mismo, era necesario y obligatorio arrojar el
equipaje por las ventanas. Saqué las galletas, me senté al lado tuyo y entonces te ofrecí una.
Comimos galletas hasta sentir que las tripas se llenaban de ansiedad por exceso de
felicidad. En seguida sacaste las servilletas con aroma a limón que siempre solías cargar y
hasta me sorprendió que en aquel viaje las llevaras. Nos limpiamos las boronas, nos
secamos la saliva, nos besamos tímidamente, y sentí que el universo caía frente a mí.
Entonces quise preguntarte por qué viajabas en aquel tren y tu respuesta colapsó todos mis
sentidos. Me dijiste que el viaje era eterno y que la otra dimensión, aquella en la que nos
conocimos, ya estaba en el pasado. Ahora este viaje era el presente, y tú y yo parte del
destino, tú todo lo sabías y junto a la muerte planeaste mi presencia en aquel tren. Tus
manos temblaban mientras decías todo esto, tus labios por el miedo y como siempre
sucedía, pasaron de rosa a azul y yo. Mientras tanto intentaba lanzarme junto al equipaje
hacia al vacío, pero comprendí que era demasiado tarde. La nueva dimensión me atrapó, la
muerte me tomó desprevenida y tú me cambiaste la vida por un viaje en tren hacia el
supuesto paraíso.

Título: El viaje inesperado
Autor: Laura Bustamante
Año: 2011
Link portafolio o correo electrónico: http://conlosdedosenlasnubes.blogspot.com/
http://lauracrisstina.tumblr.co