Registrate acá

Rompiendo cabezas desde lo abstracto o ¿Por qué el arte abstracto a veces nos rompe la cabeza?

 

No toma mucho tiempo encontrarse a uno mismo rodeado de preguntas al ver imágenes del tipo de este “Rompecabezas”. Tal vez porque carece de la tranquilidad que muchas veces nos brinda la figuración al permitirnos “entender” lo que vemos. La obra de Juan Pablo Caicedo, al tomar distancia de esta calidez de las formas familiares, nos incita a recorrer caminos más inciertos. Me refiero a una cierta inquietud que nos invade cuando nos damos cuenta de que una imagen no nos permite sentirnos con la barriga llena (¿o los ojos?).

Muchas veces esta llenura consiste en el hecho de que la imagen responde todas las preguntas que ella misma suscita. Escuetamente:

– ¿Qué es lo que hay ahí?

– Es un hombre.

– ¿Qué está haciendo?

– Está en una tina.

– ¿Está muerto?

– Sí.

– ¿¡Es Marat?!I

– ¡¡¡Sí!!!

Rompecabezas, por otro lado, al no prestar atención a este tipo de inquietudes, nos reduce a un set de preguntas un tanto más básicas, aunque no por eso menos importantes.

Rompiendo cabezas desde lo abstracto o ¿Por qué el arte abstracto a  veces nos rompe la cabeza?

Este carácter versátil del juego se traslada a una pregunta por el origen de la pieza, que si bien permanece sin una respuesta certera, nos invita a transitar un camino hacia el pasado. Un camino vacilante, capaz, tal vez, de hacer aflorar en nosotros un carácter igualmente versátil a la hora de alejarnos del ocioso hábito de responder a nuestras preguntas más esenciales con lugares comunes y respuestas de reinado de belleza, cual circulito mal relleno en un examen.

Daniel Acuña

________________________________________________________________________________________________________________________________

I Jean-Paul Marat fue el escritor del periódico radical L’Ami du peuple (El amigo del pueblo), relacionado con la facción jacobina du rapte el reinado del Terror en Francia. Mientras escribía en su bañera, Marat fue apuñalado el 13 de julio de 1793, por Charlotte Corday, miembro de una facción alterna.