Registrate acá

Tarareo de roca

“porque nada hay bueno ni malo, sino en fuerza de nuestra fantasía”

El oblongo marcar de gemido

La greda atada a los segunderos, minuteros. Reloj tétrico.

Sonidos, sí, como aliteración de tarros desvencijados

Donde se cae el desierto.

El desierto sin abismo, sin planicie, sin torrente.

El desierto de la oscura latencia desanudada.

Muerto. Claudicado. Sellado.

La humanidad tan ínfima, el croar de la traición tan arraigada.

¿De donde surgen las vanas presunciones, la airada

Sed de mi visión, que clase de locura enraizada

Hace poblar a mi mente, de sombras y pesares?,

La fruición del desatino parece elucubrar mi mente desvencijada

De carontes dispuestos a embarcar  mi deseo al Hades,

Todo se puebla del matiz intrépido del desconcierto.

Todo tan falso, flameante, tan poco sereno,

Tan poroso, y estrangulable, tan incierto,

Mundo, eres boca de vertientes sin crisol.

Eres boca de la intermitencia, aguas de Heráclito  corriendo.

Vertientes sin pudor, mundo, ¿entonces que queda?

La fantasía moldeable a la circulación,

La circulación tan distinta de alguna  Sílfide o algún elfo.

Qué dueños de nuestras verdades acrecentamos,

Que ingenuos al divagar en grandes nomenclaturas de verdades absolutas.

Tan ínfimos, como las hormigas dentro del estómago de una hormiga, enlutada

Humanidad de certezas irrisorias, de grandes convenciones entintadas de brida

Sin fuerza, tan desorientados que hemos perdido el gran reino, que hemos tildado de locura,

La planicie de la suma fantasía, la ida y venida de nuestro consciencia nutrida.

Somos el espasmo, el instante que se enrosca, somos la mente en cada golpe de dados que da.

 

 

 

Ficha técnica
Título: Tarareo de roca
Heterónimo: Aut Hamming
Jessica Farfán Ospina
Año: 2014
jesnatafarito@gmail.com